¿Quién es José Luis Algar? El ilustrador que está trabajando conmigo en mi próximo libro. A muchos os extrañó ver el aviso que he subido en todos los encabezados de mis redes sociales “Silencio. Estamos trabajando en un nuevo libro.” Han sido varias personas las que han preguntado si es que el próximo libro que publicaré se trata de un libro escrito a dos manos. Los que vinieron a mi última firma del año, que pudieron ver la portada en exclusiva, saben que no, pues ahí mismo se descubre que será un libro ilustrado y esas ilustraciones las firma Algar.

Hace ya casi un año que empecé a darle vueltas a la idea de hacer un libro ilustrado. De una forma inexplicable el cuerpo me pedía que las palabras que estaba escribiendo estuvieran acompañadas de imágenes que pudieran dar vida a algunos de los objetos, paisajes, personajes, y momentos de los que hablo. Desde hacía tiempo seguía de cerca el trabajo de Algar. Me compré su libro Todxs Vosotrxs nada más salir a la venta, y después de devorarlo, y reflexionar mucho, me di cuenta que era el ilustrador perfecto para dar color y vida a mi libro.

Algar no dudó en aceptar y desde entonces nos pusimos en marcha. Primero tuvimos que que probar si iba a funcionar la fusión de ambos. Si lo que yo escribo encajaría con lo que él dibuja y viceversa. Desde el primer momento los dos nos exigimos que haríamos algo con una exigencia mayor con la que habíamos funcionado antes. Es decir, tratando de escribir y dibujar mejor. Como nunca. Teníamos claro que uno de los objetivos del libro es que el lector cuando lo tenga entre sus manos, sin ni si quiera abrirlo, sea consciente de que está sosteniendo algo que no es un simple libro, algo que va más allá de eso, que ya es mucho. Y empezamos a probar. Le pasé una serie de textos (el libro, además de relatos, incluirá otro género literario que no he publicado antes) y me los devolvió con unas ilustraciones impresionantes para que eligiéramos el estilo que queríamos hacer en el libro. Eran unas ilustraciones orientativas, al contrario que la portada, la cual se la describí para que la hiciera antes que nada.

Tenía claro que lo primero que quería del libro era la portada y su título, cuyo significado de ambas cosas está en el interior de las páginas que encontraréis. Algar hizo muchas portadas. Ya no recuerdo el número. Quizá le entraron ganas de matarme cada vez que le decía que así no era. Con la ayuda y consejos de alguien muy importante para mí, y ya con el miedo de que Algar no diera nunca con la portada que había en nuestras cabezas, de pronto me envió la bomba. Una portada que me atrapó en cuanto la tuve entre las manos. Portada que después Algar mejoró con creces en el momento que nos pusimos a escribir y a dibujar la historia. Portada que ya la vieron los de la firma y que a todos les gustó muchísimo, al igual que el título. Algo que me alegró mucho.

Ahora mismo estoy acabando de escribir el libro. Creo que jamás me había sentido tan nervioso y atrapado como lo estoy cada vez que me siento frente el ordenador a teclear o cada vez que me imagino el momento en el que el libro esté en vuestras casas o en una librería. Jamás me había puesto nervioso nada de eso. Estoy intentando contar una historia que yo considero brutal de una manera brutal y para ello necesitaba que alguien tan brutal como es José Luis Algar la interpretara para que vosotros seáis capaces de tocarla y os aseguro que lo ha logrado, aunque aún, como a mí, le queda por terminar su parte.

Ayer fue el cumpleaños de Algar, hoy le he llamado para felicitarle (soy un desastre) y quería desearle lo mejor en este año tan duro que ha vivido, presentarle ante todxs vosotrxs y celebrarlo de una manera particular: La imagen que veis en el encabezado de esta entrada, es la demo no oficial (sólo es una prueba) con la parte de atrás de la portada de mi próximo libro que estuvimos luchando durante semanas hasta dar con ella. Quería que vierais el acercamiento que hicimos para que podáis saber por dónde van los tiros del estilo que encontraréis en las páginas de lo nuevo que estoy escribiendo. Ya siento haber tachado el título. Aún es muy pronto para seguir desvelando detalles. Gracias a todos por estar ahí y por vuestras ganas de leerme.